Actualidad de Elkolab

 Inicio / Actualidad / PROHIBIDO EL DIÓXIDO DE TITANIO (E171) COMO ADITIVO ALIMENTARIO EN LA UNIÓN EUROPEA

PROHIBIDO EL DIÓXIDO DE TITANIO (E171) COMO ADITIVO ALIMENTARIO EN LA UNIÓN EUROPEA

PROHIBIDO EL DIÓXIDO DE TITANIO (E171) COMO ADITIVO ALIMENTARIO EN LA UNIÓN EUROPEA

El Parlamento y el Consejo Europeo prohíben el dióxido de titanio (E171) como aditivo alimentario en la Unión Europea. Las instituciones han establecido un período transitorio hasta el 7 de agosto. Los alimentos producidos de conformidad con las normas aplicables antes del 7 de febrero de 2022 podrán seguir comercializándose. Después de esa fecha, permanecerán en el mercado hasta su fecha de duración mínima o de caducidad.

El reglamento será de obligado cumplimiento en todos sus elementos y directamente aplicable en cada Estado miembro. En un plazo de tres años a partir de su entrada en vigor y previa consulta a la Agencia Europea de Medicamentos, la Comisión revisará la necesidad de mantener el dióxido de titanio (E 171) en la lista de aditivos alimentarios de la Unión para su uso exclusivo como colorante en los medicamentos o de suprimirlo de esa lista.
 

Impacto y retos en las empresas

El dióxido de titanio dispone de partículas de muy pequeño tamaño, inferior a 100 nanómetros. Una de las principales funciones de la sustancia tecnológica es ser empleada como colorante alimentario - aditivo que se utiliza en el blanqueamiento y en el efecto opaco de algunos alimentos -, en confitería (golosinas, chicles...), panadería, salsas, aderezos, análogos de carne además de alimentos para mascotas. También está presente en cosméticos, pinturas y medicamentos.

Sustituir un colorante con utilidades concretas no es fácil. Actualmente en el mercado, pese a darse avances, los proveedores integrales de alimentación no ofrecen un amplio abanico de alternativas factibles. Las opciones naturales se presentan como una opción, pero con sus limitaciones. El trabajo conjunto entre productos y proveedores se presenta como más necesario que nunca.

Otra problemática a la que se enfrentan las empresas es a la disponibilidad de un stock de estuches/etiquetas con una información de ingredientes en el etiquetado que no será en breve válido por que va a cambiar la formulación. Hay una moratoria hasta julio del 22, igual no suficiente para todos.
 

Dióxido de titanio

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) publicó esta pasada primavera un nuevo dictamen científico donde actualizaba su evaluación previa sobre la seguridad del aditivo alimentario dióxido de titanio (E171) realizada en 2016.

En un informe previo, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, (EFSA), concluía que el dióxido de titanio no podía ser considerado seguro como aditivo alimentario al no poder descartar problemas de genotoxicidad - capacidad relativa de un agente a ocasionar daño en el material genético, originando efectos biológicos adversos-, después del consumo de las partículas que componen este aditivo alimentario.

A principios de 2017, una investigación desarrollada por expertos del Instituto Científico de Investigación Agronómica de Francia, demostraba por primera vez que las nanopartículas de dióxido de titanio (colorante E 171) se extienden por todo el organismo, afectando al sistema inmunológico e incrementando el riesgo de cáncer.

Un mes después, un estudio desarrollado por expertos de la Universidad de Binghamton y la Universidad Estatal de Nueva York, concluían que las nanopartículas de dióxido de titanio podían afectar a los procesos digestivos.

Acceso al Reglamento (UE) 2022/63 de la Comisión de 14 de enero de 2022 por el que se modifican los anexos II y III del Reglamento (CE) nº 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que respecta al aditivo alimentario dióxido de titanio (E 171).

El dictamen completo puede consultarse en este enlace de nuestra web o la página de EFSA.

Oficinas centrales

Delegación Bizkaia

Sobre Elkolab

El equipo de ELKOLAB ofrece a todas las empresas del sector agroalimentario asesoramiento para cualquier necesidad o interés en la mejora de la calidad de todos sus procesos y productos.


Más información