images

La Comisión Europea ha publicado la recomendación (UE) 2024/907 del 22 de marzo de 2024. Una medida destinada a abordar los riesgos asociados con la presencia de níquel en los alimentos, después de hallazgos preocupantes sobre su impacto en la salud pública.

El níquel es un componente común de la corteza terrestre que se encuentra tanto de forma natural como resultado de actividades humanas. Su presencia en los alimentos y el agua potable puede plantear riesgos para la salud pública. En esta recomendación, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) dictamina que el níquel puede causar efectos tanto crónicos como agudos, especialmente en niños y las personas sensibilizadas al níquel.

En 2020, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria actualizó la normativa y se establecieron nuevos límites máximos de níquel. Límites que entrarán en vigor el 1 de julio de 2025, si bien los productos alimenticios comercializados legalmente antes esta fecha podrán permanecer en el mercado hasta su fecha de consumo preferente o su fecha de caducidad.

Unificación de medidas en los países de la UE

Con el objetivo de recopilar más datos sobre la presencia de níquel en los alimentos en toda la Unión Europea, la Comisión ha recomendado a los Estados miembros llevar a cabo controles durante los años 2025, 2026 y 2027. Estos controles abarcarán una amplia gama de alimentos, incluidos los complementos alimenticios, el chocolate, el café, los productos a base de cereales, las hortalizas, el pescado y otros alimentos marinos, entre otros.

Se insta a los Estados miembros a recopilar conocimientos sobre medidas de mitigación para reducir los niveles de níquel en los alimentos, así como de garantizar que estas medidas sean comunicadas y aplicadas de manera efectiva entre los agricultores y las empresas alimentarias. Es aquí donde consultoras como Elkolab, expertos en seguridad y calidad alimentaria, jugamos un papel clave como mediadores.

Esta iniciativa de la Comisión refleja el compromiso continuo con la protección de la salud pública y la seguridad alimentaria en la Unión Europea, y busca abordar de manera proactiva los riesgos emergentes en el suministro de alimentos.


Compartir: